Cómo preparar tus pies si vas a hacer senderismo en La Palma

Además de prepararnos físicamente, nuestros pies han de tener unos cuidados básicos antes, durante y después de hacer senderismo.

Con la primavera, comienza el buen tiempo y las salidas al monte o a hacer senderismo son más frecuentes. Por todos es conocido que La Palma reúne las condiciones perfectas para realizar esta actividad física. Pero lo que muchos no saben es que, además de realizar un cuidado diario de nuestros pies, debemos preparar los pies antes y después de hacer senderismo.

En La Palma el senderista encontrará una enorme variedad de climas, relieves y paisajes, tanto naturales como culturales. En este post te vamos a dar las pautas para que tus pies no te dejen atrás y puedas disfrutar al máximo de la Red de Senderos de la isla bonita.

Prepara tus pies para hacer senderismo

Antes de la marcha:

  • Realiza un entrenamiento previo en función de las etapas programadas
  • Elige un calzado adecuado según la dificultad del sendero con suela flexible y acorde a la meteorología y al terreno.
  • Prepara un pequeño botiquín para tratar posibles rozaduras con material básico para curas estériles.
  • Corta las uñas de forma cuadriculada, sin meterse en las esquinas, ni dejar picos.
  • En caso de presentar helomas, hongos o sudoración acuda al podólogo.

Justo antes de la salida: 

  • Evita lavar los pies con agua caliente antes de la ruta, ya que favorece la aparición de ampollas.
  • Ajusta correctamente el calzado y los calcetines
  • Si existen roces y ampollas en los días anteriores, protege con apósitos adecuados y descarga con fieltros para evitar la presión en esa zona.
  • Hidrata los pies la noche anterior.

Durante la marcha:

  • No estrenes zapatos ni calcetines.
  • Camina relajado con movimientos flexibles.
  • Da pasos adecuados al patrón de la marcha e inclinación del terreno.
  • Usa bastones para tener mayor estabilidad.
  • Descansa 5 o 10 minutos cada hora.
  • Revisa los pies y ajusta calcetines, calzado y equipo.

Después de la marcha: 

  • Lava e inspecciona los pies.
  • Seca minuciosamente los pies.
  • Aplica crema hidratante y masajea los pies.
  • Eleva los pies para favorecer el retorno venoso.
  • Realiza estiramientos de la musculatura del pie.
  • En caso de lesiones u otras anomalías, acude al podólogo.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *